Satisfacer las necesidades de todos los alumnos de una clase de necesidades especiales

La historia de un cliente de SMART con Richard McLaughlin, High School of the Future, Distrito de Escuelas de Filadelfia

Profesor y escuela
High School of the Future, Pensilvania, Estados Unidos, Richard McLaughlin, educador de apoyo al autismo 

Solución SMART
SMART Board®
SMART Learning Suite


Como educador experimentado, Richard McLaughlin ha podido adoptar la tecnología para ofrecer una enseñanza individualizada que satisfaga las necesidades de sus alumnos. Actualmente, como educador de apoyo al autismo en el centro de enseñanza High School of the Future de Filadelfia, da clase en una única aula a alumnos que presentan diversas capacidades y cuyas edades abarcan desde la educación preescolar hasta la enseñanza secundaria. Al utilizar la SMART Board® como herramienta de colaboración para él y sus alumnos, Richard ha podido mejorar la forma en que sus estudiantes aprenden durante los últimos 11 años que lleva dando clase. Por la mañana, a medida que los alumnos acceden a la pantalla interactiva, pueden seleccionar su propio color de las herramientas de rotulador, lo que es más significativo de lo que pueda parecer, cuenta Richard.

"Les he enseñado a cambiar el color del rotulador. Eso es siempre un gran problema, ¿sabes? Uno quiere escribir en morado o amarillo o negro o rojo. Puede parecer una tontería, pero, para un chico cuyo nivel es el de un niño de tres años, levantarse para ir a la pizarra, coger el rotulador, cambiar el color, buscar su nombre y trazarlo es todo un logro". - Richard McLaughlin

Estos alumnos tienen la oportunidad de aprender a compartir y cooperar mientras pasan el rotulador a la siguiente persona para que busque su nombre. "El cambio de estos alumnos es la capacidad de esperar su turno, aplaudir e informar al resto de estudiantes cuando hacen algo bien", afirma. "Con el autismo, algunos de estos niños no reconocen que hay otras personas en el mundo. Es algo que trabajamos a diario".

Richard puede satisfacer las necesidades de diferentes alumnos con imágenes, colores y texto presentados en la pizarra de manera simultánea. Richard accede a sus archivos PDF y los descarga del plan de estudios aprobado por el distrito y otros sitios web en su ordenador para enviarlos a continuación a la SMART Board, además de utilizar clases que encuentra en SMART Exchange. Cuando saca su guitarra para cantar (su método preferido de enseñar vocabulario visual), puede mostrar texto en la pantalla interactiva para los alumnos que leen, pero también imágenes para los estudiantes que no lo hacen. De este modo, consigue que los alumnos deletreen palabras o señalen imágenes al ritmo de B-I-N-G-O.

"Se adapta inmediatamente a todos los niveles, ya que tengo palabras muy complejas y muy sencillas, y también tengo niños que solo pueden señalar el dibujo. Así que, al mismo tiempo, tienes a un alumno cuyo nivel es el de un bebé de 18 meses, pero que sabe lo que es un martillo. Señala el martillo, yo digo '¡Eso es!', y todo el mundo le aplaude". - Richard McLaughlin

Cuando Richard enseñó a sus estudiantes la rutina de los bolos (la rutina puede ser crucial para los alumnos con autismo), ilustró cada paso en la SMART Board. Sus alumnos adquirieron la experiencia de obtener calzado para bolos, lanzar la bola y comprar un tentempié en la máquina expendedora. Según afirma Richard, reproducir la clase, y otras similares, con papel, rotulador y tijeras hubiese llevado horas. Al enseñar matemáticas, Richard aísla determinadas partes de la ecuación para que los alumnos puedan centrar su atención con el uso de la herramienta Sombra de pantalla. La división larga es un concepto complejo para la mayoría de los alumnos, pero poder aislar pasos individuales, sin entusiasmarse demasiado, ayuda a sus estudiantes a resolver el problema progresivamente, afirma Richard. "Lo entienden porque puedo manejar el problema matemático abordando partes del mismo, es decir, partes de las que no tienen que ocuparse en ese momento", afirma Richard, y añade que sus alumnos no se sienten abrumados al ver lo que viene después. La herramienta Reflector ayuda a sus alumnos de igual forma al eliminar la distracción que supone otro contenido mostrado en la pizarra. Unos estilos de enseñanza más convencionales podrían asumir que los alumnos pueden hacer esto por sí solos, afirma Richard.

"La transferencia de información, sin embargo, resulta muy difícil para algunos chicos. Con la herramienta Reflector, puedo transmitir a los alumnos que solo quiero que se preocupen por el contenido de la pizarra en ese momento. Nuestro foco de atención está puesto en ese problema, única y exclusivamente". - Richard McLaughlin

Por encima de todo, la SMART Board ayuda a Richard a conocer a sus alumnos tal como son, no como el resto del mundo cree que deberían ser.

Publicado: June 19, 2019
Entrada Historias de clientes