Abrir nuevas puertas al aprendizaje

The Waid Academy, Escocia, Reino Unido

Reimaginar la enseñanza y el aprendizaje en una comunidad con la construcción de una escuela totalmente nueva representa una valiosa oportunidad poco habitual que el rector Iain Hughes y su equipo de The Waid Academy en Escocia acogieron con los brazos abiertos.

"La nueva construcción ha sido increíble porque se centra en la comunidad y el aprendizaje. Todo se reduce a soluciones de aprendizaje".

The Waid Academy atiende a más de 700 alumnos de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años en Anstruther, una comunidad muy unida que se ubica justo al norte de Edimburgo. Esta institución ostenta un valioso pasado: su edificio original era una construcción con 131 años de antigüedad y una variedad de estilos victorianos a la que se le habían ido incorporando añadidos desde los años 50.

"Cuando intentábamos hacer algo más innovador, como pensar en TI con cableado y demás, resultaba siempre bastante complejo, y carecíamos de espacios sociales", afirma Iain.

El nuevo edificio se ha diseñado previa consulta con la comunidad y el consejo, exalumnos y estudiantes actuales, y educadores. Es abierto, rebosa luz y está equipado con 25 nuevas pantallas interactivas SMART Board®, ordenadores portátiles y conexión Wi-Fi. Ha sido concebido de manera creativa con paredes móviles y múltiples espacios exteriores de gran amplitud a los que se unen aulas más tradicionales.

"Lo que hemos empezado a ver es una apertura de miras, una forma diferente de entender el aprendizaje y la enseñanza", comenta Iain de la nueva escuela. "Todo el edificio se ha convertido en una sala de informática; vemos que los jóvenes están más comprometidos con su aprendizaje".

"Parte del trabajo que estamos realizando aquí consiste en desarrollar las habilidades de alfabetización digital y en animar a los estudiantes a realizar presentaciones haciendo uso de la tecnología interactiva SMART, algo que nunca antes podría haber hecho", afirma Scott Duncan, responsable de cuestiones sociales y alumnos religiosos.

La nueva tecnología y las áreas abiertas también facilitan el trabajo en grupo, la colaboración y un aprendizaje más centrado en el alumno.

"Esta es la forma en la que me gusta aprender: con un elemento visual en la pared. Por tanto, utilizo la SMART Board para acceder a Internet y trabajar", afirma Ben McKay, delegado de 6.º curso. "Reconozco que va a ser mucho más fácil el cambio a la universidad al habernos otorgado esta responsabilidad".

"Proporcionar acceso a la tecnología es una parte esencial de la preparación de los alumnos para los trabajos del futuro", afirma Iaian. "Debemos mejorar las habilidades de los jóvenes, preguntarnos por el que será su destino definitivo al final del día y determinar cómo vamos a conseguir que lleguen al mismo".

Publicado: January 24, 2018
Entrada Historias de clientes