Más allá de las cuatro paredes del aula: uso de SMART para formar a alumnos, ciudadanos y líderes excepcionales

Historia de un cliente de SMART: educadores y escuelas de Norteamérica

Profesores y escuelas

Jody Bean, Gardiner, escuela secundaria
Amy Chandler, Encino Park, escuela primaria
Natalie Davis, Bulverde Creek, escuela primaria
David Dulberger, Emma K. Doub, escuela primaria
Jean Ann Johnson, Tuscany Heights, escuela primaria
Emily Lunsford, Tuscany Heights, escuela primaria
Stefanie Schropp, Concordia Lutheran
Tiffany Zinnecker, Bulverde Creek, escuela primaria

Desafío clave

Fomentar la colaboración de los alumnos más allá de las cuatro paredes del aula, desarrollar habilidades comunicativas y de pensamiento crítico, adoptar la creatividad, formar el carácter y desarrollarse como ciudadanos y líderes excepcionales.

Solución SMART

SMART Learning Suite

Resultado

Este proyecto a nivel nacional tuvo un impacto en más de 160 alumnos y en 8 educadores de Texas, Maryland y Oregón. Permitió que cuatro clases del mismo curso con alumnos de altas capacidades colaboraran entre sí, que una clase de 5.º de primaria de Texas trabajara con una clase de 6.º de primaria de Oregón, y que una clase de 2.º de primaria y otra de 5.º de primaria cooperaran de manera conjunta.

Motivación

Con el estreno de la película Wonder de R. J. Palacio, Jean Ann Johnson, una bibliotecaria de Tuscany Heights tuvo la idea de lanzar una campaña a favor de la caridad denominada #KindessRipplesOn. Como parte de esta idea, quería que sus alumnos tuvieran la oportunidad de colaborar con alumnos de fuera de la escuela y de su estado natal, Texas. Para ello, Jean Ann se puso en contacto con Jody Bean, una Profesora Ejemplar (SMART Exemplary Educator), para una colaboración a nivel nacional, de Texas a Oregón. No obstante, la idea "Kindness Rippling On" (El efecto dominó de la caridad) de Jean Ann se hizo viral, lo que llevó a que otros profesores de toda Norteamérica quisieran unirse a su campaña a favor de la caridad.

¿Por qué SMART?

Los ocho educadores que participaron en este proyecto decidieron que las áreas de trabajo de SMART eran la solución de software perfecta para que sus alumnos se agruparan en diferentes cursos, estados y husos horarios, lo que capacitaba a los participantes para que se hicieran cargo de su recorrido colaborativo. También eligieron esta solución porque sus alumnos necesitaban poner en práctica las "cuatro C" (comunicación, creatividad, colaboración y pensamiento crítico) para obtener buenos resultados en sus tareas grupales. A continuación, seleccionaron SMART lab™ para ayudar a sus alumnos a participar en actividades de aprendizaje compartido, ya que también necesitaban animar a estudiantes de diferentes escuelas a que probaran su comprensión.

"Me he dado cuenta de que he tenido muchas más ideas y perspectivas porque diferentes personas tienen formas de pensar distintas a las tuyas".
- Alumno/a de 5.º de primaria, Encino Park Elementary School

Un libro, muchas historias:

A medida que el proyecto a favor de la caridad "One Book, Many Stories" (Un libro, muchas historias) fue adquiriendo popularidad, dio a conocer realmente numerosas historias:

  • Cuatro educadores de alumnado superdotado y de altas capacidades de Texas a Maryland contaron con más de 70 alumnos que colaboraron en equipos.
  • Una escuela de Texas, Bulverde Creek Elementary, aplicó un modelo de educación vertical en el que una clase de 2.º de primaria y otra de 5.º de primara trabajaron de manera conjunta.
  • Y, por supuesto, la pionera de esta idea, Jean Ann Johnson, permitió la colaboración de sus alumnos de 5.º de primaria con un grupo de alumnos de 6.º de primaria de Oregón.

Resultados:

Los educadores que participaron en la campaña colaborativa a favor de la caridad de Jean Ann vieron cómo sus alumnos estaban capacitados para colaborar con el fin de implementar un cambio significativo en sus propias escuelas, ya que debían posibilitar su propio trabajo en grupo y debates en línea. En palabras de algunos de los educadores que participaron en este proyecto:

  • Amy Chandler, de Encino Park Elementary, descubrió que el uso de las áreas de trabajo de SMART "realmente permitía que los alumnos pusieran en práctica las habilidades del siglo XXI, es decir, desarrollar su colaboración y comunicación y profundizar en su conocimiento del resto del mundo".
  • David Dulberger, de Emma K. Doub Elementary, se dio cuenta de que esta experiencia llegaba hasta a los lectores más renuentes de su clase. "Al incorporar una actividad de SMART lab (Prueba monstruosa) común, [mis alumnos] pudieron compartir la alegría y la emoción que surgían en cada aula. Al mismo tiempo, los profesores pudieron evaluar la comprensión del texto de los alumnos".
  • Stephanie Shropp, de Concordia Lutheran, lo expresa a la perfección al afirmar que "mis alumnos se mostraron interesados desde el momento en el que se les presentó el proyecto, y cada clase estaba entusiasmada por desinhibirse en su área de trabajo grupal, ver lo que habían aportado los miembros del equipo e, incluso, ¡comunicarse en tiempo real! Incorporar una actividad de SMART lab llevó el aprendizaje al siguiente nivel e hizo que los alumnos se quedaran con ganas de más. Esta oportunidad de aprendizaje superó mis expectativas y será sin lugar a dudas algo que mis alumnos recordarán en los próximos años".

SMART Board en acción

Descargar el PDF

Publicado: September 23, 2018
Entrada Outcome Studies